Mantas eléctricas y calienta colchones

Productos desde: 56,50 €

Más información

 

Las mantas eléctricas son una solución para aportar calor focalizado en una zona concreta. Las mantas eléctricas tienen integrada en el interior de la tela una resistencia eléctrica cubierta por material aislante. Esta resistencia está conectada a un mando que el usuario puede controlar para encender o apagar la manta eléctrica y subir o bajar la temperatura. Ocupa el mismo espacio que una manta normal, pero aporta un calor regulable en todo momento para que puedas adaptarlo a la situación que quieras.

 

Las mantas eléctricas son muy útiles para recuperarte de una lesión, para aliviar dolores de espalda, o, simplemente para aportar calor añadido en una cama  en un sofá. Echa un vistazo a la sección y ¡hazte con tu manta eléctrica!

 

Consejos para comprar mantas eléctricas

 

¿Eres friolero?, ¿sueles tener dolores de espalda o en articulaciones? Las mantas eléctricas son tu solución. Las mantas eléctricas son elementos que cualquier persona puede tener en su casa. No son productos caros y tampoco ocupan mucho espacio, por lo que tener una manta eléctrica en casa es una buena opción en cualquiera de los casos. A la hora de  ir, por ejemplo, a un pueblo o una casa en la que no hay calefacción, puedes poner la manta eléctrica y dormir calentito. También son muy recomendables para aportar calor focalizado. Cuando se tienen dolores de lumbares o cervicales, el calor es uno de los principales remedios para aliviarlos, y como complemento al tratamiento. Por ello, poder colocar una manta eléctrica en la zona afectada es muy buena idea para que el dolor vaya pasando. Las mantas eléctricas pueden utilizarse para bebés, cuando te ubiques en zonas muy frías, para evitar posibles enfermedades.

 

Mantas eléctricas a plazos

En general, contar con una manta eléctrica en casa es buena idea. Puedes utilizarla en muchas ocasiones, es barato y no ocupa mucho espacio. aunque el precio de este producto no sea muy elevado, en Disfruting podrás pagarlo en dos plazos y sin intereses.