¿Es el momento de incluir nuevos alimentos en la dieta de tu bebé?
  • 7 julio, 2016

Tu bebé ya ha cumplido 4 meses, y necesita complementar la leche con otros alimentos que le aporten una mayor dosis de energía, vitaminas, hierro y calcio.

Hasta ahora alimentar a tu bebé ha sido relativamente sencillo, no tenías que elegir el menú ya que tu bebé se alimentaba únicamente con leche.

A partir de ahora comienza un proceso más complejo, el de introducir poco a poco nuevos alimentos a la dieta de tu bebé.

En esta nueva etapa es esencial que exista cierta compenetración entre los padres y el bebé ya que es un periodo de observación y pruebas, donde la paciencia se convertirá en tu mayor aliado.

¿Cómo saber si ha llegado el momento de introducir nuevos alimentos?

En las revisiones médicas, que se realizan periódicamente a los bebés, el pediatra te va indicando como proceder a la hora de introducir nuevos alimentos. No obstante aquí os dejamos algunas pautas básicas para saber cuándo es el momento para introducir las primeras papillas o purés en la dieta de tu bebé.

  • Tu bebé ha cumplido ya los 4 meses y pesa alrededor de 6 kilos.
  • Notas que las tomas de leche no son suficientes y tu bebé se queda con hambre. Además en ocasiones, se muestra interesado en la comida que comen los demás.
  • Tu bebé es capaz de sostener la cabeza cuando esté sentado. En este punto, la trona se convierte en el mejor instrumento para que tu bebé coma erguido.
  • Has comprobado que tu bebé ya tiene capacidad para tragar el alimento una vez se lo introduces en la boca.

¿Qué alimentos debemos introducir y en qué orden?

A la hora de introducir nuevos alimentos en la dieta de un bebé, hay que tener presente que cuando ofrecemos un alimento nuevo hay que hacerlo en cantidades pequeñas y dejando un espacio entre un alimento y otro; con el objetivo de que el niño se acostumbre a los nuevos sabores y poder descubrir posibles intolerancias o alergias.

Alimentos que deben aparecer en la dieta de tu bebé

A continuación exponemos algunas pautas de introducción de alimentos. No hay que olvidar que dichas pautas pueden variar en función del desarrollo del bebé o la experiencia del pediatra.

Cereales

Los cereales sin gluten (arroz o maíz) pueden introducirse en la dieta entre los 4 y 6 meses, mientras que los cereales con gluten (trigo, avena, centeno o cebada) se incluirán a partir de los 6 o 7 meses.

Frutas

Empezamos con las papillas de frutas entre los 4 y los 6 meses ofreciendo al bebé una rica fuente de hidratos de carbono, vitaminas y fibra. Pueden incluir una gran variedad de frutas como el plátano, la naranja, la manzana o la pera.  Hay que tener en cuenta que hay frutas como las fresas o los melocotones que hasta el año no es aconsejable por la elevada probabilidad de alergias que pueden provocar.

Verduras

A partir de los 6 o 7 meses podemos ofrecer a nuestro bebé un puré de verduras que incluya patata, calabaza, zanahoria, judías verdes o calabacín. Podemos añadir aceite de oliva pero nunca incluiremos sal. Hay verduras como las coles, las espinacas o el repollo que no se introducen hasta los 9 meses.  Con las verduras, el bebé consigue la aportación necesaria de minerales, hierro, vitaminas y fibra.

 Carne

La carne se puede incluir de forma progresiva junto al puré de verduras desde los 6 meses. El pollo, el pavo, la ternera y el cordero serán los primeros tipos que podemos incluir, dejando el cerdo para más adelante. La carne le aportará proteínas, minerales, hierro, potasio, fósforo, y vitaminas.

Pescado

El pescado debe introducirse en la dieta a partir de los 9 o 10 meses por su alta capacidad de producir alergias o intolerancias. El pescado recomendado por los pediatras es el pescado blanco.

Huevo y Legumbres

A partir de los 10 meses podremos añadir lentejas y garbanzos a su dieta, siempre en pequeñas cantidades para que su aparato digestivo se vaya adaptando poco a poco.

En cuanto al huevo, hasta los 9 meses no es recomendable introducirlo en las comidas. Empezaremos con la yema, introduciendo pequeñas cantidades y si el bebé no lo nota le añadiremos cada vez más. Hasta que el bebé no cumpla el año no debemos añadir el huevo con la clara.

¿Cómo preparar un buen puré o una buena papilla a tu bebé?

¿Cómo hacer un rico puré para tu bebé?

A la hora de preparar un buen puré o papilla, es aconsejable disponer de una buena batidora o trituradora, que favorezca la adaptación del bebé a su nueva dieta.

Entre los 4 y los 7 meses deben estar bien cocidos y licuados con una consistencia líquida y pastosa. No deben contener cáscaras ni huesos y sin añadirles sal o azúcar.

A partir de los 7 meses podremos cambiar la textura e incluir trozos pero muy finos, puesto que hasta los 9 meses no es aconsejable ofrecer al bebé pedazos grandes.

No obstante, no te preocupes, con un poco de paciencia y un buen instrumental podrás hacer del momento de la comida un momento divertido con tu hijo.

Y recuerda, que en la categoría Bebés Disfruting puedes adquirir todo lo que tu bebé necesita y pagarlo cómodamente a plazos y sin intereses.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *