Detallamos los factores a tener en cuenta para elegir el mejor telescopio
  • 4 julio, 2016

Qué tener en cuenta al elegir un telescopio

Un telescopio es la mejor opción para observar los objetos del cielo, las agrupaciones de estrellas, planetas, la Luna, etc… Un instrumento ideal para tener en casa o para llevar a campo abierto para poder ver las estrellas. Pero, ¿sabes cuáles son los factores que deberás tener en cuenta antes de comprar tu telescopio?

 

La abertura del telescopio

La abertura es uno de los elementos imprescindibles a la hora de comprar un telescopio. Con la abertura nos referimos al diámetro útil de la lente o el espejo. Cuanto mayor sea la abertura, las imágenes se nos ofrecerán más brillantes y detalladas.

Los telescopios más comunes suelen estar entre los 60 y 90 milímetros de abertura (a partir de 100 milímetros ya son más pesados, voluminosos y caros). Estas aperturas ya ofrecen imágenes nítidas de la Luna y los planetas. Menos de esta apertura se limitaría la posibilidad de poder observar todo tipo de objetos.

Según el tipo de apertura podemos encontrar 3 tipos de telescopios:

  • Refractores: telescopios con aberturas entre 60 y 90 milímetros, ideales para la observación planetaria y no para cielo profundo (con aberturas superiores a 100 milímetros son más pesados y caros)
  • Reflectores: ideales para observar el cielo profundo (nebulosas y galaxias), se pueden encontrar con aberturas de 110 a 150 milímetros a precios asequibles
  • Catadióptricos: con gran captación de luz, sus tubos son más cortos que los de los telescopios anteriores pero su óptica es de gran calidad

 

La montura del telescopio

La montura del telescopio debe ser firme para que las imágenes no puedan oscilar. En el mercado vamos a encontrar diferentes tipos de montura:

  • Monturas horizontales o altacimutales: fáciles de instalar, se pueden mover arriba-abajo y derecha-izquierda; no permiten seguir las estrellas con movimientos simples y se usan en telescopios refractores pequeños y en reflectores
  • Monturas de Dobson o dobsonianas: montura horizontal de madera, sencillas y baratas, con desplazamientos suaves (para mantener los objetos centrados solo hay que darles
    un ligero toque con la mano)
  • Monturas ecuatoriales: giran alrededor de un único eje para seguir el movimiento estelar y pueden llevar un motor para hacer el seguimiento
  • Monturas de horquilla: las más usadas en los telescopios catadióptricos, permiten giros para seguir las estrellas de forma automática

 

Los oculares del telescopio

Para una correcta utilización del telescopio se recomienda disponer de 3 oculares:

  • Ocular de 25 milímetros para objetos difusos con pocos aumentos
  • Ocular de 8 a 12 milímetros para ver la Luna y los cúmulos con aumentos intermedios
  • Ocular de 7 a 10 milímetros para planetas y estrellas dobles con muchos aumentos

Cuando cambiamos los oculares modificamos los aumentos.

 

El buscador del telescopio

El buscador es una especie de pequeño telescopio adosado al costado del aparato y que se utiliza para apuntar y localizar objetos. Los mejores buscadores son los de 6 x 30 o los de 8 x 50, aunque lo más importante es que el telescopio pueda sostenerlo. Por muy bueno que sea el buscador, si el telescopio no lo puede mantener, mal vamos.

Partes del telescopio a tener en cuenta

Recomendaciones del tipo de telescopio que necesitas

Para quien tenga ya cierto nivel dentro del mundillo de la astronomía y quiera dedicarle bastante tiempo, lo ideal sería un telescopio reflector de 150 o 200 milímetros de diámetro de abertura (muy buena abertura) y con montura dobsoniana (montura estable).

Si eres principiante, lo mejor es empezar con un telescopio reflector de 110 milímetros de abertura y montura ecuatorial. También puedes elegir un telescopio refractor (necesita de menos mantenimiento que el reflector) con una abertura de entre 70 y 90 milímetros y montura horizontal o ecuatorial. Lo ideal es que tu telescopio tenga una montura resistente y de buena calidad.

Hay quien suele buscar un telescopio portátil para poder llevarlo a cualquier parte. En este sentido, los mejores son los telescopios catadióptricos, aunque en este caso serían un poco más caros.

Sin embargo, será la práctica la que nos dará la habilidad que necesitamos para sacarle el máximo rendimiento a nuestro telescopio. A veces se necesitan muchas semanas de observación para acostumbrar a la vista a los objetos más pequeños. De ahí que no vayas a pensar en que has podido adquirir un mal telescopio si no logras ver nada los primeros días. No desesperes.

Para terminar comentarte que si te hace ilusión comprarte un telescopio, en Disfruting tenemos una amplia variedad. ¡Y no solo eso! en todos los telescopios del catálogo te ofrecemos la opción de pagarlo a plazos y sin intereses.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *