happy family. Mother and baby playing and smiling under a blanket
  • 17 septiembre, 2015

Desde que sabemos que seremos papás y mámas empieza el proceso para preparar la llegada del bebé. Tenemos nueve meses para ir amueblando la habitación donde dormirá nuestro hijo con todos los elementos necesarios para que no le falte nada. Cada vez existen más aparatos y muebles para el bebé, por eso, corresponde a cada uno decidir cuáles son los prioritarios y cuáles no. Aquí os destacamos algunos de los que consideramos útiles, sin renunciar al diseño:

Minicuna Davis, de la colección Rosabel: lo primero que necesita un recién nacido es la minicuna. Es el lugar donde pasará gran parte del tiempo, ya que los recién nacidos duermen mucho. A priori, muchos padres consideran que este artículo es prescindible, pues se utiliza durante pocos meses. Pensar así es un error, porque en una cuna grande el recién nacido no descansa. Una minicuna le recuerda más al vientre materno y le aporta mayor seguridad y comodidad. Una fórmula para reutilizarla es escoger colores unisex, por si en el futuro tenemos un bebé del sexo contrario.

Cuna Géminis, de la colección Rosabel: cuando el bebé tiene 3 – 4 meses, o ha alcanzado un peso y una talla determinada, es el momento de pasar de la minicuna a la cuna. La cuna debe ser segura. Si además buscamos una cuna vistosa y bonita, la cuna Géminis de la colección Rosabel cumple esas características. El blanco da la posibilidad de utilizarla indistintamente para niños y para niñas. Además, tiene la posibilidad de convertir sus barandillas en cabezales de una  cama de 105 cm, si se desea.

Vestidor Bebe Davis, de la colección Rosabel: como es sabido por todos, un bebé trae consigo juguetes, ropa, accesorios, pañales, etc. por lo que un vestidor o un armario puede ser una de las mejores opciones para colocar en la habitación del bebé. El vestidor Davis, también de la colección Rosabel, sirve para guardar ropa del bebé, y también zapatitos, pañales, sábanas, etc. Además, en el futuro puede convertirse en un escritorio, aportando una fórmula de ahorro y rentabilidad al producto adquirido.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *